¿Quien se ha llevado mi queso?

La industria de los libros de autoayuda y superacìón es una franquicia multimillonaria que mueve grandes cantidades de dinero. Pero, ¿por que son tan atrayentes estos titulos? ¿Es acaso que somos tan estupidos como para tragarnos el anzuelo que la clave de la felicidad reside en las máximas (incomprensibles) de un tipo que habita en la cima del Himalaya, o en la cima de Wall Street? Que al caso da lo mismo, ya que a ambos les importamos un comino. El diagnostico que se puede hacer al ver el boom de esa “literatura” es que el nivel de felicidad de la gente es bastante bajo (de lo contrario no ocuparian comprar esa bazofia). Tan simple que abruma. Bullshit. El desencanto ante las instituciones oficiales y la vulnerabilidad que radica en el desconocimiento de las neurosis (provocadas incluso por nuestros gobiernos) causan lo que se llama crisis existenciales, como consecuencia esto vuelca a las personas al consumismo (persona promedio),  fanatizarse con la religión o con cuestiones ideologicas (marginados), o cuando ya se esta en una crisis, leer ese tipo de basura. Este tema da para tanto que lo escribire en dos post.

Pero alegrate, te enseñare la receta para que puedas escribir tu propio libro de autoayuda, no importa lo infeliz que puedas ser ahora, cuando recibas las regalias fregandote a todos esos incautos, creeme sería casi imposible ser feliz, o bueno, eso es lo que dice Og Mandino, Paulo Coelho, Cuahutemoc Sanches y toda esa sarta de gurus seculares que se han hecho ricos con tu dinero. “Mientras desde hace tiempo se anuncia la decadencia de la novela, la muerte de la poesía y el naufragio del ensayo, la autoayuda está llamada a ser inmortal.” Como el fenix que renacio de sus cenizas, solo que lo que salio de la pira fue un chanate (raven) o una hurraca. Aunque debo ser sincero y decirte algo, los libros de autoayuda realmente sirven, por ejemplo, para taparte el sol. Esto último lo digo sin hacer ninguna referencia a algún culto estelar o masónico, Dios me libre. Así que toma lápiz y papel y anote la receta para convertirse en un ayudador profesional y pare de sufrir.

No, no renacio de las cenizas del desastre petrolero del Golfo para vengarse, es simplemente un chanate.

 

  

  Hay tres reglas fundamentales a la hora de escribir tu libro de auto-ayuda. Veámoslas.

Antes que nada: Recuerda debes enunciar estas reglas de la misma forma que si enunciaras el secreto de la piedra filosofal, con mucho bombo y platillo. Aunque en realidad lo que hayas descubierto sea mercurio y estes intoxicado por manipular metales pesados pensando que te daran la vida eterna.

Primera regla fundamental: Nunca digas el secreto de la felicidad.

  seamos realistas… la felicidad es imposible. Sin embargo, con mucho dinero se puede sobrellevar la infelicidad. Recuerda: el dinero compra amigos y seduce a los miembros del sexo opuesto.

Es importante nunca revelar el secreto de la felicidad o los pasos que se deben de seguir para llevar una vida más alegre. Esto nos permitirá escribir más libros con la promesa del secreto, y así podremos conseguir mayores beneficios.

A lo sumo repetiremos frases clichés con algún tipo de vuelta para que nadie se de cuenta que el consejo que estamos dando es el más obvio de la tierra. “Tener muchos amigos trae felicidad”. Si, claro, y gasté 700 pesos en un libro para leer eso.
Mucho mejor es poner “La vida me ha brindado sabiduría, y tras años de búsqueda espiritual y meditación, he llegado a la conclusión de que poseer personas afines a nuestros gustos y que no se enojan cuando les decimos que su pareja es un carlanco, es quizá la aproximación más certera al verdadero estado de plusvalía psicosocial y afectivo”. Como verás, usar palabras complicadas ayuda, ya que confunden al lector y lo distraen de la realidad: que la frase está totalmente gastada y es absolutamente obvia.

Segunda regla fundamental: Usar ejemplos de la vida real

Cuando digo “ejemplos”, quiero decir “anécdotas cargadas de sentimentalismo barato digno de telenovela venezolana” y cuando digo “de la vida real”, quiero decir “invenciones del autor sobre personas que el lector nunca en su vida podrá comprobar si existen o no”.

Esto es una buena manera de rellenar, aparte de darnos una pseudo-validez y de hacer parecer que la basura que escribimos sirve para algo. Estos “ejemplos” siguen siempre el mismo modelo:
– Persona absolutamente en la hoja a punto de suicidarse
– Persona del ítem anterior sigue nuestros consejos para la felicidad
– Persona acabada vence sus miedos, sus dudas y su diabetes y triunfan en el mundo en todo nivel.

Aquí te traigo unos ejemplos de la vida real.

Dos grandes maestros espirituales. Da click en la imagen para que veas la nota completa.

 

Solo otro caso aislado. Por cierto creo que no hay cargos contra este criminal, quize decir gurú espiritual.

 Quizas los ejemplos que di fueron un poco extremos (estamos hablando de las ligas mayores), en cualquier caso abundan casos de exito en las cadenas que recibes en tu correo.

Volviendo al tema. Es muy probable que si el lector cambia su vida radicalmente, no precise nuestro libro. Pero la gente no cambia, cambiar cansa mucho; así que compran nuestro libro para que le diga como cambiar. Respecto a lo que dijimos en la regla uno, no vamos a dar ningún concepto novedoso, así que es muy probable que el lector sigua siendo un perdedor.

Aquí es que entra el concepto de la tercera regla. Al advertir al lector que todo corre por cuenta propia, nos lavamos las manos; aunque hayan comprado nuestro libro para no tener que hacer las cosas por su cuenta. Este concepto se conoce como “Teorema de la doble negación Bucaykica”.

 ¡Wow! ¡Casi no me duermo mientras dijiste esas idioteces! ¿Eso es todo?

Obviamente que no, mamifero motivado por el terrible miedo a la muerte. El autor debe de dejar bien claro que el nunca fue, es, o será un acabado. En nuestro libro siempre dejaremos bien en claro que somos felices, sabios y podemos mantener relaciones sexuales por más de 4 horas. Cualquier referencia a nuestra biografía debe ser retocada para que atraiga al lector y piense que somos alguna especie de gurú intergaláctico (creeme Joseph Smith fue un adelantado a su tiempo). Tambien puedes apelar a la lastima como Paulo Coelho (pero en el caso de que seas exitoso). O provocar un temblor con tu poderosa mente telequinética (pero tambien reservalo para cuando tengas exito).

Deepak Chopra provocando los terremotos de BC en el 2007. Perdon es la foto de abajo.

poderoso chopra. O, ya es tiempo de que consideres dejar las drogas. Da click en la imagen para ver la nota completa.

  

¡Ya he escrito mi libro! ¿Ahora qué?

Hmm… eso fue rápido. Parece que tenemos un Paulo Coehlo en potencia.

Bien, el marketing lo es todo. Llama a programas de la mañana de la televisión abierta y presentate como autor de varios Best-Seller en el rubro de la auto-ayuda. Los programas de la mañana usan cualquier cosa para llenar espacio, y como todos los que los ven están muy dormidos para darse cuenta de nada, tu libro es perfecto.
La apariencia es fundamental. Usa lentes y barba en candado, o perilla sin eres hombre; pelo corto si eres mujer. Da un aire intelectual. Pregunta si es posible que en la edición te agreguen un halo por encima de la cabeza. Un halo y mejillas sonrosadas. Eso es lindo.

 

 

 

 

 

No me gustan las cámaras ¿qué hago?

La internet es tu aliada. Crea una página que tenga muchas frases filosóficas y fotos de cosas lindas; como atardeceres, cachorritos y Scarlet Johansson. Crea un foro y muchas cuentas para poder postear bajo diferentes seudónimos sobre lo increíble que es tu libro y cómo te ha cambiado al vida. Haz eso en muchos foros . Y en fotologs. Las personas que tienen fotologs tienden a ser inestables y se sacan muchas fotos frente al espejo.

Crea una página en Wikipedia sobre ti y de todos tus logros académicos y sociales. Inventa y mucho, no te canses de repetir lo geniales que son tus libros y de las millones de copias que ha vendido (como Mark Hamill). No importa que solo tengas un libro, o ninguno. Los usuarios de Wikipedia son estudiantes que se acordaron que al otro día tenían que hablar sobre la reproducción de células procariontas; no les va a importar mucho la verdad. Ya que estás, agrega en la página de células procariontas, un link a tus páginas.

Utiliza muchas fuentes, como para demostrar que lo que pones es verdad. Nadie lee las fuentes, pero por las dudas, enlaza a páginas en alemán.

¡Siento que voy rumbo al éxito! ¿Hay algo más que deba saber?

Si. Pon en tu libro que parte de las ganancias están destinadas a obras benéficas. Tómate la libertad de inventar, ¡pero que suenen a obras comprometidas con causas fundamentales! Por ejemplo, la fundación Yaguareté para la preservación del jaguar, o sino el centro de ayuda para niños afectados psicológicamente con el descubrimiento de que Santa Clos son sus mismos padres.

Ahora ve, hazte rico. Y recuerda de enviarme algún dinerillo. Cualquier monedita sirve.

Un esquema a prueba de tontos por si las dudas.

             

Quizás nuevo gurú secular no logres que la piltrafa humana que son tus lectores se salven de la inevitable realidad de sus mundanas existencias, pero al menos tus libros de autoayuda habrán ayudado a algo: tu economía. Pensamiento iluminado en estado puro. Si has sobrevivido sin vomitar hasta este momento, te admiro.

Pirateado de la página: http://www.diosnoslibre.com/index.php?option=com_content&task=view&id=58&Itemid=42

Anuncios

Acerca de Aquiles

La verdad es el arma que tenemos para acabar con la injusticia.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s